¿Qué hacemos?

Rescatamos, restauramos y equipamos niños:
formamos una generación de líderes.

Proyecto Santa Lucía

El proyecto Santa Lucía es una casa-hogar para niños abandonados. Aquí los niños tienen un buen lugar para dormir, atendemos todas sus necesidades básicas y reciben una buena educación.

Cuando se nos presenta el caso de un niño necesitado, nuestro personal va y lo investiga. Después de analizar la situación, nuestro consejo discute la situación y si todos están de acuerdo que este niño debe ser parte de Vida 180, es integrado a la familia. Al llegar, el niño es revisado por un médico, se le da su propia ropa y una cama para dormir. Luego es evaluado en términos de rendimiento académico para ser colocado en un grado en nuestro sistema.

Cada niño es un caso único. Cada uno viene con una cierta cantidad de trauma; cada niño se cura y se desarrolla a un ritmo diferente. Cada niño tiene su propio conjunto de fortalezas y debilidades. Tratamos de ser sensibles a esto y permitir que los niños crezcan en sus fortalezas y proporcionamos herramientas para superar sus debilidades. Es un proceso hermoso, emocionante y desafiante al mismo tiempo. Creemos que cada niño es un hijo del Rey de Reyes. Sabemos que Dios ama profundamente a cada uno y mientras que los educamos para Él, queremos ser sensibles a lo que es el camino de Dios para cada uno, ayudándole a cumplir Su propósito en su vida.

Hemos encontrado que la mejor receta para un niño con el corazón roto es un ambiente amoroso y afectuoso. Creemos que éste es el plan de Dios para cada niño y hemos visto que un entorno sano cura el trauma más rápido que cualquier otro método.

Rescatamos

a los niños abandonados como primer paso hacia un cambio positivo integral.

Restauramos

las heridas físicas, los traumas emocionales y el espíritu de nuestros niños.

Equipamos

con principios y herramientas prácticos para que los niños tengan un futuro exitoso.

Nuestro modelo de educación

La educación es una parte vital de Vida 180, donde instructores certificados proporcionan herramientas para el futuro de los niños. Nuestro modelo no solo fortalece el conocimiento académico, sino se sumerge en aspectos más complejos y prácticos, logrando una educación integral––diseñada para el máximo crecimiento y la excelencia. Al llegar, realizamos una evaluación exhaustiva del nivel de conocimiento y rendimiento en cada área. Esto nos ayuda a ubicar al niño en un grupo de aprendizaje personalizado y monitorear su progreso.

Nos enfocamos en cuatro áreas fundamentales, las cuales son cruciales para el crecimiento y la construcción de un futuro exitoso:

  • Aritmética––la aplicación práctica de las matemáticas es la mejor manera de desarrollar la inteligencia cerebral y lógica. Nuestro programa especializado nos ayuda a enseñar esto de una manera divertida pero impactante.
  • Español––sabemos que la comunicación es la piedra angular de cualquier sociedad. En Vida 180 estamos comprometidos con esta área, sabiendo que es especialmente importante para nuestros niños de origen Tarahumara (Rarámuri) poder integrarse sin problemas a la sociedad general. El óptimo desarrollo del idioma Español es respaldado por el método de Libros Águila.
  • Inglés––durante más de un siglo, el Inglés ha sido el idioma universal en negocio y academia. Nuestro objetivo es que todos los niños de Vida 180 dominen este idioma, ya que estamos comprometidos a formar líderes y proporcionar las herramientas necesarias para el éxito.
  • Informática––el uso y la aplicación de nuevas tecnologías definen una era de rápido avance y auto-aprendizaje a través del internet. La educación de nuestros niños abarca lecciones de computación, dándoles acceso a hardware y software para desarrollar aún más esta habilidad.

Este modelo ha demostrado grandes resultados académicos, ya que muchos de los niños en la calle no saben leer ni escribir. Nos complace ver que nuestros niños han encontrado la alegría de aprender, desarrollado una actitud para el éxito y establecido grandes metas para sus vidas.

Más allá de la educación tradicional, nuestro mayor objetivo es fijar la brújula moral y enseñar la responsabilidad, respeto y excelencia. Las devociones diarias, sesiones de adoración, extracurriculares y la rendición de cuentas enseñada por pequeñas tareas diarias complementan el modelo.

Nuestro modelo de auto-sostenibilidad

Alrededor del 50% de nuestros fondos provienen del programa de sostenibilidad. Éste es un sistema que permite la participación del agricultor local al asociarse con Vida 180. Inversionistas independientes apoyan al agricultor con el financiamiento de una cantidad de acres, previamente definidos. A cambio, el agricultor dona una porción de su cosecha, invirtiendo la ganancia en Vida 180.

Agricultores de todo el estado han estado dispuestos y muy emocionados de unirse, ya que están dando algo real y relevante para ellos. Dar del talento u ocupación propia hace más significativo al regalo. Estos inversionistas y donadores son una parte muy importante de este proyecto, ya que mantienen a Vida 180, permitiéndonos continuar con nuestra misión.

Nuestro objetivo es el crecimiento de este programa de auto-sostenibilidad para obtener el 100% de los fondos operacionales del hogar del mismo. De esta forma, las donaciones pueden ser direccionadas hacia la expansión y más niños pueden ser rescatados.

© 2019 Vida 180 A.C.

Todos los derechos reservados.